viernes, 17 de octubre de 2014

¡PREPÁRATE PARA HALLOWEEN!

No hay nada mejor para ir calentando motores de cara a Halloween que comenzar con "FRANKESTEIN", primera adaptación al cine de la obra de Mary Shelley, del año 1910.

¡Atención a los primeros efectos especiales de la historia del cine! 

miércoles, 15 de octubre de 2014

¡PARTICIPA EN EL RANKING "OP ART"! VOTA EL Nº QUE MÁS TE GUSTE.



Estos son los impresionantes cuadros "OP ART" que ha realizado el alumnado de ESO en la asignatura de educación plástica y visual.



En la columna de la derecha podrás ver el ranking:
  • Cada número corresponde a un cuadro. 
  • Vota al número del cuadro que más te ha gustado.
¿Qué cuadro ganará y quién será su autor?

OP ART on PhotoPeach

viernes, 10 de octubre de 2014

LA CARABELA, EL BMW DE LOS MARES

La carabela fue la nave estrella en el descubrimiento, colonización y conquista del continente americano. Sin ella habrí­a sido imposible cruzar el océano y explorar de forma rápida y segura.
carabelaSus primeros constructores allá por el siglo XII y XIV fueron portugueses de la escuela naval de Sagres, fundada por el rey portugués Enrique el navegante. En principio se utilizaron como embarcaciones pesqueras y para comercio de cabotaje dotadas de velas y remos y posteriormente fueron las protagonistas de las navegaciones que circunnavegaron las costas africanas en su búsqueda de Asia.
A principios del siglo XV era un barco de casco redondeado, de 20 a 25 metros de eslora, con un desplazamiento de 20 a 50 toneladas y con aparejo de dos o tres palos y velas latinas (triangulares), si bien, posteriormente se utilizaron velas cuadradas que permití­an una mayor velocidad con vientos de popa. Durante su época de mayor éxito, a finales del siglo XV y principios del siglo XVI llegaron a tener capacidad para 200 toneladas, un castillo de proa, un alcázar en la popa y cañones para evitar los asaltos piratas.
Sus caracterí­sticas técnicas: rapidez (10 kilómetros por hora) y magní­fica maniobrabilidad gracias a su poco peso, podí­a entrar sin problemas en zonas de bají­os por su poco calado, su tamaño medio permití­a llevar una tripulación numerosa y ví­veres para cubrir una larga travesí­a.