viernes, 10 de octubre de 2014

LA CARABELA, EL BMW DE LOS MARES

La carabela fue la nave estrella en el descubrimiento, colonización y conquista del continente americano. Sin ella habrí­a sido imposible cruzar el océano y explorar de forma rápida y segura.
carabelaSus primeros constructores allá por el siglo XII y XIV fueron portugueses de la escuela naval de Sagres, fundada por el rey portugués Enrique el navegante. En principio se utilizaron como embarcaciones pesqueras y para comercio de cabotaje dotadas de velas y remos y posteriormente fueron las protagonistas de las navegaciones que circunnavegaron las costas africanas en su búsqueda de Asia.
A principios del siglo XV era un barco de casco redondeado, de 20 a 25 metros de eslora, con un desplazamiento de 20 a 50 toneladas y con aparejo de dos o tres palos y velas latinas (triangulares), si bien, posteriormente se utilizaron velas cuadradas que permití­an una mayor velocidad con vientos de popa. Durante su época de mayor éxito, a finales del siglo XV y principios del siglo XVI llegaron a tener capacidad para 200 toneladas, un castillo de proa, un alcázar en la popa y cañones para evitar los asaltos piratas.
Sus caracterí­sticas técnicas: rapidez (10 kilómetros por hora) y magní­fica maniobrabilidad gracias a su poco peso, podí­a entrar sin problemas en zonas de bají­os por su poco calado, su tamaño medio permití­a llevar una tripulación numerosa y ví­veres para cubrir una larga travesí­a.